Navidad 03

Navidad 04

Navidad 08

 

 

Que al celebrar una vez más el Nacimiento de nuestro Salvador, no nos dejemos llevar por el consumismo y quedemos satisfechos con solo con dar y recibir regalos. Que en vez de ello demos amor y cariño a nuestros seres queridos, especialmente a familiares y amigos. Que al final de cuentas "esa" es la razón por la cual "ÉL" vino al mundo... por AMOR

 

 

A continuación pongo algunos detalles de Navidad que he ido coleccionando aquí y allá, espero les agraden

y un saludo cariñoso a todos los que visitan esta página.

¡Que el Niño Dios les traiga en su nacimiento mucho Amor para que lo compartan con los seres que los rodean!

¡¡¡FELIZ NAVIDAD DE PARTE DE WWW.FLORENCIAZAC.COM!!!

J. Chávez

 

 

 

LAS POSADAS

Fue fray Diego de Soria, Prior del convento de San Agustín de Acolman, quien obtuvo permiso del Papa Sixto II para celebrar en la Nueva España, nueve "Misas de Aguinaldo", del 16 al 24 de Diciembre de cada año, con lo que concedería indulgencia plenaria y remisión de las penas temporales debidas por los pecados.

Esta tradición de las Misas de Aguinaldo fue desapareciendo de los atrios de los grandes templos, para introducirse en otra forma, a la intimidad de los hogares, donde hasta la fecha podemos encontrarla, convertida en las tradicionales "posadas".

Las posadas, originalmente, se han de iniciar con la procesión; se reza el santo Rosario; se cantan y se rezan las letanías en Latín; se encienden las velas y fuegos artificiales; se rompen las piñatas, y después viene la tradicional cena, con ponche caliente y buñuelos. Tambien se intercambian regalos y "aguinaldos", o sea canastitas o bolsitas con ricos dulces y golocinas.

Los misioneros aprovecharon la costumbre de la piñata, para enseñar los siguientes conceptos religiosos:

La olla está representando a los poderes del mal, que engañan y cautivan al hombre, seduciendolo con los adornos y oropeles de la vida.

Los siete picos de la piñata representan los siete pecados capitales, que hay que arrancar con decisión, destreza y fuerza.

La persona vendada representa al creyente, que por la fe (que es ciega, o no "ve" lo que cree pero "sabe" que está allí), y con la ayuda de la gracia de Dios, lucha contra el mal, y lo derrota. Rompiendose la piñata, encontramos los verdaderos frutos y premios de la vida. Estos heróicos primeros misioneros supieron acercarse al alma de nuestro pueblo indígena, sin violentar sus sentimientos; más bien, conociéndolos mejor y apoyándose en su sensibilidad para llevarlos al conocimiento de Jesucristo.

 

Cánticos para pedir posada

Afuera

1.- En el nombre del Cielo

os pido posada

pues no puede andar

mi Esposa Amada.

Adentro

Aquí no es mesón

sigan adelante

que no puedo abrir

no sea algún tunante.

 

 

Afuera

2.- No seas inhumano

tennos caridad

que el Dios de los cielos

te lo premiará.

Adentro

Ya se pueden ir

y no molestar,

porque si me enfado

los voy a apalear.

 

 

Afuera

3.- Venimos rendidos

desde Nazareth

yo soy carpintero

de nombre José.

Adentro

No me importa el nombre,

déjenme dormir

pues que ya les digo

que no he de abrir.

 

 

Afuera

4.- Posada te pide

amado casero,

por solo una noche

la Reina del Cielo.

Adentro

Pues si es una reina

quien lo solicita

¿cómo es que de noche

anda tan solita?

 

 

Afuera

5.- Mi esposa es María,

es Reina del Cielo

y madre va a ser

del Divino Verbo.

Adentro

¿Eres tu José?

¿Tu esposa es María?

Entren peregrinos

no los conocía.

 

 

Afuera

6.- Dios pague señores

vuestra caridad

y os colme el Cielo

de felicicdad.

Adentro

¡Dichosa la casa

que albera este día

a la Virgen pura

la hermosa María!

 

 

Al abrir las puertas

Entren, Santos Pergrinos,

Reciban este rincón,

Que aunque es pobre la morada,

Os la doy de corazón.

Catemos con alegría,

Todos al considerar,

Que Jesús José y María

Nos vinieron hoy a honrar.

A continuación se rezan las letanías


 

 

EVA NOS PIERDE, MARÍA NOS SALVA DANDONOS A JESÚS


Era en Belén y era Noche Buena la noche
Apenas ni la puerta crujiera cuando entrara.
Era una mujer seca, harapienta y oscura
con la frente de arrugas y la espalda curvada.
Venía sucia de barro, de polvo de caminos.
La iluminó la luna y no tenía sombra.

Tembló María al verla; la mula no, ni el buey
rumiando paja y heno igual que si tal cosa.
Tenía los cabellos largos color ceniza,
el color de mucho tiempo, color de viento antiguo;
en sus ojos se abría la primer mirada
y cada paso era tan lento como un siglo.

Temío María al verla acercarse a la cuna.
En sus manos de tierra, ¡oh Dios! ¿qué llevaría?...
Se dobló sobre el Niño, lloró infinitamente
y le ofreció la cosa que llevaba escondida.
La Virgen, asombrada, la vió al fin levantarse.
¡Era una mujer bella, esbelta y luminosa!

El Niño la miraba. Tambien la mula. El buey
mirábala y rumiaba igual que si tal cosa.
Era en Belén y era Noche Buena la noche.
Apenas si la puerta crujió cuando se iba.
María al reconocerla gritó y la llamó ¡Madre!

Eva miró a la Virgen y la llamó ¡Bendita!
¡Qué clamor, qué alborozo por la piedra y la estrella!
Afuera aún era pura, dura, la nieve y fría.
Dentro, al fin. Dios dormido, sonreía teniendo
entre sus dedos niños la manzana mordida.

Tomado del folleto "5 minutos de Oración en el Hogar"

Que se impreme mensualmente en la Parroquia de Santa María Magdalena en Magdalena Son. Mex.

 


 

 

MI CUMPLEAÑOS ESTE AÑO

 

Como sabrás, nos acercamos nuevamente a la fecha de mi cumpelaños. Todos los años se hace una fiesta en mi honor, y creo que este año sucederá lo mismo. En estos días la gente hace muchas compras y hay anuncios en la radio, en la televisión y por todas partes no se habla de otra cosa si no de lo que falta para que llegue el día.

Es agradable el saber que al menos un día la año algunas personas piensan un poco en mi. Como tu sabes hace muchos años empezaron a festejar mi cumpleaños, al principio parecían comprender y agradecer lo que hice por ellos, pero HOY en día nadie sabe para que lo celebran. La gente se reune y se divierte mucho, pero no sabe de que se trata.

Recuerdo el año pasado, al llegar el día de mi cumpleaños hicieron una gran fiesta en mi honor. Había cosas deliciosas en la mesa, todo estaba decorado, y había muchos regalos, pero... ¿sabes una cosa?... ni siquiera me invitaron, yo era el festejado y no se acordaron de invitarme, la fiesta era para mi. Pero cuando llegó el gran día... me dejaron afuera. Me cerraron la puerta. Yo quería compartir la mesa con ellos...

La verdad no me sorprendió porque en los últimos años todos me cierran la puerta. Como no me invitaron y quería estar ahí, entré sin hacer ruido y me quedé callado en un rincón. Estaban todos brindando, había algunos ebrios contando cosas, riendose a carcajadas, la estaban pasando en grande, para colmo, llegó un VIEJO GORDO, VESTIDO DE ROJO, con BARBA BLANCA y gritando ¡¡¡JO, JO, JO!!!, parecía que había bebido de más... se dejó caer pesadamente en un sillón y todos corrieron hacía él diciendo...¡¡¡SANTA, SANTA!!!, como si la fiesta fuera en su honor.

Dieron las doce de la noche y todos comenzaron a abrazarse, yo extendí mis brazos esperando que alguien me abrazara... y ¿sabes? nadie me abrazó. De repente todos empezaron a repartirse los regalos, uno a uno los fueron abriendo hasta terminarse. Me acerqué a ver si de casualidad había alguno para mi, pero no había nada. ¿Qué sentirías si el día de tu cumpleaños se hicieran regalos unos a otros y a ti no te regalaran nada? Comprendí entonces que yo sobraba en esa fiesta, salí sin hacer ruido, cerré la puerta y me retiré.

Cada año que pasa es peor, la gente solo se acuerda de la cena, de los regalos y de las fiestas, y de mi nadie se acuerda. Quisiera que esta Navidad me permitas entrar en tu vida, que reconocieras que hace dos mil años vine a dar mi vida por ti en la cruz y de esta forma poder salvarte. Hoy solo quiero que tu creas esto con todo tu corazón.

Voy a contarte algo, he pensado que como muchos no me invitan a la fiesta que han hecho, yo voy a hacer mi fiesta grandiosa como jamás nadie se ha imaginado, una fiesta espectacular. Todavía estoy haciendo los últimos arreglos, estoy enviando muchas invitaciones y hoy hay una especialmente para ti. Solo quiero que me digas si quieres asistir, reservaré un lugar y escribiré tu nombre en mi gran lista de invitados con previa reservación y se tendrán que quedar fuera aquellos que no contesten a mi invitación.

PREPÁRATE, PORQUE CUANDO TODO ESTE LISTO, EL DÍA MENOS ESPERADO... DARÉ LA GRAN FIESTA

 

Chúy

 

Este mensaje lo recibí en Power Point de parte de A. Bertha Rivas C.

 


Que mejor momento para desearles lo mejor de la vida e invitarlos a leer esta pequeña reflexion, deseandoles muchas felicidades en esta navidad y exito en el proximo año nuevo.


Con afecto y cariño Ismael Gonzalez Olivo


¡¡Felices Fiestas!!

¿Donde Estarán Las Manos de Dios?


Cuando observo el campo sin arar, cuando los aperos de labranza están olvidados, cuando la tierra está quebrada y abandonada, me pregunto: ¿dónde estarán las manos de Dios?

Cuando observo la injusticia, la corrupción, el que explota al débil; cuando veo al prepotente pedante enriquecerse del ignorante y del pobre, del obrero y del campesino, carentes de recursos para defender sus derechos, me pregunto: ¿dónde estarán las manos de Dios?

Cuando contemplo a esa anciana olvidada; cuando su mirada es nostalgia y balbucea todavía algunas palabras de amor por el hijo que la abandonó, me pregunto: ¿dónde estarán las manos de Dios?

Cuando veo al moribundo en su agonía llena de dolor; cuando observo a su pareja y a sus hijos deseando no verle sufrir; cuando el sufrimiento es intolerable y su lecho se convierte en un grito de súplica de paz, me pregunto: ¿dónde estarán las manos de Dios?

Cuando miro a ese joven antes fuerte y decidido, ahora embrutecido por la droga y el alcohol, cuando veo titubeante lo que antes era una inteligencia brillante y ahora harapos sin rumbo ni destino, me pregunto: ¿dónde estarán las manos de Dios?

Cuando a esa chiquilla que debería soñar en fantasías, la veo arrastrar su existencia y en su rostro se refleja ya el hastío de vivir, y buscando sobrevivir se pinta la boca y se ciñe el vestido y sale su cuerpo a vender, me pregunto: ¿donde estarán las manos de Dios?

Cuando aquel pequeño a las tres de la madrugada me ofrece su periódico, su miserable cajita de dulces sin vender, cuando lo veo dormir en la puerta de un zaguán tiritando de frío, con unos cuantos periódicos que cubren su frágil cuerpecito, cuando su mirada me reclama una caricia, cuando lo veo sin esperanzas vagar con la única compañía de un perro callejero, me pregunto: ¿dónde estarán las manos de Dios?

Y me enfrento a Él y le pregunto: "¿Dónde están tus manos, Señor? para luchar por la justicia, para dar una caricia, un consuelo al abandonado, rescatar a la juventud de las drogas, dar amor y ternura a los olvidados", después de un largo silencio escuché su voz que me reclamó: “No te das cuenta de que tú eres mis manos, atrévete a usarlas para lo que fueron hechas, para dar amor y alcanzar estrellas".

Y comprendí que las manos de Dios somos "tú y yo", los que tenemos la voluntad, el conocimiento y el coraje para luchar por un mundo más humano y justo, aquellos cuyos ideales sean tan altos que no puedan dejar de acudir a la llamada del destino, aquellos que desafiando el dolor, la crítica y la blasfemia se reten a sí mismos para ser las manos de Dios.

Señor, ahora me doy cuenta de que mis manos están sin llenar, que no han dado lo que deberían dar, te pido perdón por el amor que me diste y que no he sabido compartir , las debo usar para amar y conquistar la grandeza de la creación.

El mundo necesita esas manos, llenas de ideales y estrellas, cuya obra magna sea contribuir día a día a forjar una nueva civilización, que busquen valores superiores, que compartan generosamente lo que Dios nos ha dado y puedan al final llegar vacías, porque entregaron todo el amor, para lo que fueron creadas y Dios seguramente dirá: ¡Ésas son mis manos!

 

 

Salir